15 octubre 2010

Un hechizo llamado Convivencia

Convivencia


Cuenta la historia que justo a la medianoche, una aprendiz de brujo quizo enseñarle a la luna su mejor hechizo cuando ésta se reflejara en el mar de la inocencia junto al valle de los deseos. Al tomar su varita y decir las palabras mágicas, un montón de papeles cayeron a la orilla junto con sus lágrimas y cayó de rodillas.
Desde el fondo del océano se divisaron infinitas lucesitas que salían del agua y como jugando la mojaban, pero secando su tristeza hasta que se escuchó una voz:

- ¿Por qué estás llorando?.

La niña, aún asombrada, vio que la luna le hablaba.

- Es que he venido a mostrarte lo aprendido y mis escritos han caido perdiendose entre las olas, derrumbando mis iluisones.

- Desde que eras pequeñita he observado como en silencio me contabas tus deseos, he visto tus logros y también tus derrotas, te he visto sonreir comentando con los demás tus enseñanzas.

- Es que me gusta pensar que un día seré parte de la gran magia y hoy he quedado muda en tu encuentro.

- Ciera los ojos - una suave ventisca rozó su mejilla como si la luna acariciara la cara de ella - a lo largo de tu camino has compartido con otras brujas, brujos, curanderos, bufones y más, participando y mezclando sus vivencias con las tuyas leyendo sus libros, dialogando sobre sus pócimas o su cotidianeidad, ¿qué aprendiste con ello?.

- Entre ellos habita el respeto y la armonía, el apoyo y la compañía, reina la amistad y la tolerancia frente a temas u opiniones diversas.

- Entonces cuando vayas a casa toma unas hojas de árbol de esperanza, tinte de caracol enamorado y una enredadera de luceros soñadores para escribir los hechizos que tu corazón ha memorizado hasta hoy y desde el cielo seguiré, como hasta ahora, cuidando tus pasos.

La pequeña sonrió junto con la luna que la miraba amorosa, quizo agradecer su cariño y sus consejos. Levantó sus brazos como queriendo abrazar a la luna y al dar tres girones con su varita se divisó en el cielo una estrella fugaz al mismo tiempo que su voz, oyéndose como canto de sirena, un hechizo conjugaba:


Luna que cuidas desde el cielo mi barquito
hoy comparto con los demás y contigo mis vivencias,
ilumina mi bitácora para que siendo mar se convierta en charquito
y en cada destello se dibuje una estela llamando a la convivencia.

 
Escrito por: Pau, La voz de una Gata
Imagen: Del álbum Alastair Magnaldo de Bolsanegra Blogs

 Este post nace gracias a la iniciativa

4maullaron:

Mistral dijo...

Pau, ha sido un placer leer una entrada tan bella.

Un saludo cordial

Σ=o) Pau dijo...

Mistral... que rico que te gustara, el placer es mio nindo al tenerte ronroneando conmigo.
Gracias por estar siempre cerquita :)

besos ronroneados ^_^

Senovilla dijo...

Un estupendo aporte a la Convivencia, gracias por estar.

Un abrazo y me ha encantado.

Σ=o) Pau dijo...

Senovilla... Que rico que te gustara. Cuando una idea es buena y llena de lindos sentimientos, las palabras nacen solas y es un gusto ronronearlas.
Bienvenido y gracias a ti por ronronear conmigo

Besos ronroneados en mi abrazo ^_^

El balcón de mis ojos de Gata© 2008-2011

Todos los derechos reservados Safe Creative #0904113036164

 
©Suzanne Woolcott sw3740 Tema diseñado por: compartidisimo